El lado oscuro de las tiendas

Diseño sin título-3

Hola. Os vamos a desvelar un secreto. En cuanto te hablemos de él te sonará, sabrás a qué nos referimos, pero sobre todo terminarás preguntándote por qué, por qué han decidido naturalizarlo de esta manera y que no entremos todos los compradores en cólera, en una manifestación que muestre nuestra indignación.

En casi todo comercio existe un lado oscuro. Un lugar marginado, normalmente en una esquina, al que si queremos acudir vamos a tener que enfrentarnos a largos pasillos, a estanterías tras las que se esconden sin apenas contar con un pequeño rótulo que indiquen que están allí. ¡En efecto! hablamos de los PROBADORES.

¿Por qué el lugar en el que deberíamos ser los protagonistas, donde tomamos la decisión MÁS IMPORTANTE de todo el proceso de compra, lo relegan a un lugar en el que apenas 1 m2 tenemos que deducir si ese traje nos sienta bien por los cuatro costados?

El momento en el que elegimos una prenda de entre todas, cuando ya ha captado nuestra atención, hemos dado un gran paso; ahora sólo falta probarla, vernos favorecidos con ella o no, y reafirmar esa decisión compartiéndola con nuestro asesor particular: un amigo/a, nuestra madre o padre, o toda una comunidad a la que podemos mostrar con un solo click la nueva posible adquisición.

¡Tranquilos valientes que os enfrentáis a esta batalla! ¡Ha llegado SFIRO!